SALUD OSEA CON LA EDAD

Del nacimiento a los 9 años

A lo largo de su vida, usted depende de huesos sanos para apoyar el movimiento, los músculos, el almacenamiento de células sanguíneas y más. Sus huesos son literalmente la estructura de su cuerpo y almacenan calcio y otros minerales vitales. Desde el momento en que usted nace hasta que es un adulto mayor, las necesidades nutricionales y de estilo de vida de su sistema esquelético cambian. Estar consciente de estos cambios le ayuda a prepararse para cuidar de su cuerpo con el fin de mantener huesos fuertes y saludables durante toda la vida.

El calcio y la vitamina D son minerales esenciales para los bebés y los niños. El calcio ayuda a los niños a desarrollar huesos fuertes y dientes sanos.** La vitamina D es necesaria para ayudar a que el calcio se absorba adecuadamente en los huesos.** Las cantidades de cada nutriente aumentan con la edad. La mayoría de los niños obtienen cantidades adecuadas de calcio de la leche y los productos lácteos.

10 – 20 años de edad.

En la siguiente fase de la vida, se establece el pico de masa ósea. Durante la pubertad, la mayoría de sus reservas de calcio están hechas. Desafortunadamente, muchas personas en este grupo de edad no obtienen suficiente calcio, pero pueden obtenerlo de muchas fuentes, como lácteos, leche, tofu y pescado. Una dieta saludable con el calcio y la vitamina D adecuados y el ejercicio regular construye y mantiene una buena salud ósea y puede reducir el riesgo de osteoporosis más adelante en la vida.

20 – 30 años

La fuerza ósea máxima se establece en la edad adulta temprana. En esta etapa, su cuerpo no forma hueso nuevo tan fácilmente o tan rápido como durante su niñez. También es esencial mantener hábitos saludables para una buena salud ósea, incluyendo hacer ejercicio regularmente y consumir una dieta nutritiva de verduras frescas, frutas y proteínas magras.

30 – 50 años

Después de alcanzar la masa ósea máxima, su cuerpo continuará reconstruyendo el hueso reemplazando el hueso viejo por hueso nuevo. Alrededor de los 40 años, este proceso se ralentiza. El ejercicio y obtener suficiente vitamina D y calcio es crucial para mantenerlo en este momento de su vida.

50 – 70 años

Después de los 50 años, es especialmente importante prestar más atención a la salud de los huesos en las mujeres debido a la menopausia. Cuando los niveles de estrógeno disminuyen, las mujeres pueden experimentar pérdida ósea rápidamente. Esto aumenta el riesgo de una mujer de fractura que ocurre debido a la fuerza ósea comprometida. Los hombres pierden hueso menos rápido que las mujeres. Las mujeres también son más propensas a la osteoporosis que los hombres. Si le preocupa la salud de los huesos, puede preguntarle a su médico acerca de una prueba de densidad ósea. Este examen es similar a una radiografía.

70 años o más

A partir de los 70 años, tanto los hombres como las mujeres son más propensos a sufrir fracturas óseas. Esto se debe principalmente a las caídas. Se recomienda hacerse una gammagrafía de la densidad ósea después de los 70 años para examinar la salud y la fortaleza de los huesos. A esta edad, la suplementación con calcio y vitamina D es usualmente recomendada, con hombres y mujeres que requieren 1,200 mg diarios.